Despido improcedente: qué es y cómo actuar

Despido improcedente

La legislación laboral protege los derechos del trabajador frente a posibles abusos del empresario. Uno de los conceptos que frecuentemente más consultas genera es el de despido improcedente, que hace referencia a la extinción del contrato laboral por causas ajenas a las exigidas en el ordenamiento jurídico.

En este post te explicamos en qué consiste este tipo de despido, cómo actuar si te ves afectado y qué consecuencias puede originar tanto en el trabajador como en la empresa.

Podemos ayudarle

Somos abogados especialistas en despidos en Mallorca. Si necesita un despacho con amplia experiencia en la materia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿Qué es un despido improcedente?

Con el objetivo de salvaguardar los derechos del trabajador, la ley establece una serie de requisitos para que el empresario pueda poner fin a la relación laboral que le vincula con sus trabajadores.

Cualquier despido que se produzca fuera de estas normas debe impugnarse por el empleado en el Juzgado de lo Social, que lo decretará como improcedente si se reúnen las siguientes características.

Un despido sería improcedente si:

  • El empresario no ha respaldado su decisión en una causa legal. De esta manera se vulneraría el Estatuto de los Trabajadores, que regula las causas del despido objetivo, tales como la ineptitud del trabajador o la falta de adaptación; y las del despido disciplinario, más relacionado con aspectos subjetivos como la indisciplina o la disminución del rendimiento acordado. De no encontrar ninguna de estas causas en el motivo de la extinción contractual, el despido será improcedente.
  • El empresario no ha cumplido los requisitos estipulados por ley. En este caso no se ahonda en las características de cada despido, sino en los trámites burocráticos que se han de cumplir. Es decir, presentar la carta de despido por escrito y en mano, las fechas en que se efectuó el despido e informar de los motivos y razones por los que se llevó a cabo.
  • El empresario se ha guiado por razones discriminatorias de sexo o género o ha vulnerado derechos fundamentales u otros como los de la maternidad.

¿Cómo actuar si considero que mi despido es improcedente?

Si un empleado es despedido y considera que la empresa carece de argumentos jurídicos para respaldar su decisión, lo ideal es que muestre su disconformidad. Para ello, se deben incluir las palabras "no conforme" junto a la firma de la carta de despido. Esta acción, por simple que parezca, puede servir de ayuda para una reclamación legal futura.

El paso previo a la impugnación legal es la búsqueda de una conciliación en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Este órgano puede posibilitar un acuerdo entre empleado y empresa que zanje el problema y evite la vía judicial. Si finalmente el empresario reconoce la improcedencia de su decisión, simplemente será necesario que abone la indemnización correspondiente y dé la razón al trabajador.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que el pago de la indemnización permite extinguir cualquier relación laboral siempre y cuando el despido no se declare nulo. El trabajador dispone de 12 meses para exigir la cantidad que la empresa le adeuda.

Si por contra ambas partes no acercan posturas y no llegan a un acuerdo, el empleado dispondrá de 20 días para presentar una demanda en el Juzgado de lo Social. A partir de ahí será un magistrado quien tome la decisión definitiva.

Consecuencias del despido improcedente

El despido improcedente se resuelve o bien con la readmisión del trabajador en la empresa o bien con el pago de la indemnización debida.

Por norma general la decisión dependerá del empresario, que dispone de un plazo de 5 días para decidir su postura. Esto será así salvo que el despedido sea un representante legal de los trabajadores, en cuyo caso la decisión pasa al trabajador.

En función de cuál sea la resolución final se plantean dos escenarios:

  1. En el caso de que se efectúe el reingreso del trabajador, el empresario no tendría que abonar la indemnización, aunque sí ha de asumir los salarios de tramitación.
  2. Si se declara el despido improcedente y el empresario no readmite al empleado, este tendrá derecho a indemnización.

Indemnización en caso de despido improcedente

La cantidad que el empresario debe abonar varía si el afectado ha trabajado antes del 12 de febrero de 2012.

La indemnización mínima equivale a 33 días por año de servicio, con un límite de 24 mensualidades para los periodos de trabajo a partir del 12 de febrero de 2012, y de 45 días por año trabajado con un límite de 42 mensualidades para los periodos de trabajo anteriores a dicha fecha.

Derecho a paro tras despido improcedente

Otra de las preguntas más frecuentes es si el trabajador tiene derecho a paro tras un despido improcedente. La respuesta es que sí, ya que el trabajador queda en situación legal de desempleo.

Para poder cobrarlo, el trabajador debe documentar que el empresario decidió no readmitirle en la empresa y prefirió asumir la indemnización.

Concertar cita
Puede llamarnos al 971 72 28 60 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Facilidades de pago
    Abogados especialistas
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Costa de Can Muntaner nº 6, 3º 07003 Palma de Mallorca, Islas Baleares 971 72 28 60 [email protected]